A partir del 1ro. de octubre comienza a circular el Bolívar Digital que en principio, se podría colegir, servirá como mecanismo de conversión monetaria, es decir, establecería una relación entre el Bolívar Soberano y el nuevo cono, en un universo donde convivirán, cohabitarán o coexistirán ambos, hasta tanto el Banco Central de Venezuela lo determine conveniente.

Pero, lo que efectivamente se persigue con el Bolívar Digital es que en nuestro país las operaciones financieras se transformen en 100% digitales, se plantea que paulatinamente se sustituya el dinero FIAT (efectivo en monedas y billetes) por transacciones a través de dispositivos móviles (Teléfonos inteligentes, tabletas) o tarjetas plásticas. En la actualidad las instituciones financieras prestan servicios de pagos a personas naturales y comercios, transferencias del mismo banco e interbancarias, cancelación de servicios, recargas de saldo de operadoras telefónicas y hasta adquisición y transferencia de divisas. El Estado busca la bancarización de la mayor cantidad de población, disminuir la influencia de las divisas en nuestra economía y la consolidación definitiva de nuestro signo monetario “El Bolívar”.

Por si misma, la conversión no solucionará los problemas económicos que actualmente afrontamos los venezolanos. No asegurará que el poder adquisitivo de la población se incremente o por lo menos se mantenga, ni evitará la manipulación de su valor con respecto a las divisas por factores externos. Necesariamente debe de estar acompañada de otras medidas.

Tal como se vislumbra el panorama actualmente, servirá como mecanismo para simplificar las transacciones bancarias, comerciales y personales, así como los procesos contables, debido a que disminuirá en seis (6) dígitos el monto de las cifras del Bolívar Soberano.

Este instrumento es necesario para que las medidas a adoptar por el Ejecutivo Nacional sean más fluidas y tengan un sentido práctico para salir del estancamiento económico al que estamos sometidos por las medidas coercitivas, el bloqueo promovido por USA y los efectos del Covid 19.

Los principales mecanismos a aplicar, considerados por la Comisión Presidencial designada por nuestro presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, están los siguientes:

a) Continuar con la Campaña de vacunación masiva contra el Covid 19: Para alcanzar las metas establecidas de inoculación al 70% de la población para el mes de octubre, a fin de asegurar el comienzo de clases presenciales a los estudiantes de todos los niveles educativos, preservando las medidas de Bio seguridad y con la aplicación del método 7 más 7. Esta movilización de personas: educandos, docentes, personal administrativo y obrero, representa la re-activación económica por el incremento del consumo de uniformes, zapatos, artículos escolares, alimentos, transporte.

b) Incrementar la productividad: Esto no se decreta, es necesario crear las condiciones para que la población activa se sienta estimulada a trabajar. Desde la perspectiva del sector público, se han suscrito Convenios Colectivos de Trabajo que conllevan a un aumento significativo de los ingresos a los Servidores Públicos, que si bien no son suficientes para cubrir la totalidad de sus necesidades básicas, les permite un margen de maniobra más amplio, permitiéndoles acrecentar la demanda de bienes y servicios que redundará en un estimulo a la producción entre los emprendedores, comuneros, pequeños empresarios con el fin de cubrir la demanda en ciernes.

c) Regularizar el suministro de combustible: Esto permitirá normalizar los precios de los fletes de transporte y el pasaje urbano, interurbano y suburbano. Los transportistas de pasajeros alegan que a pesar que la gasolina y el gas oíl se lo suministran en forma gratuita, el tiempo que pierden en las colas que deben hacer para equipar, aunado a la disminución del flujo de pasajeros en las semanas de cuarentena y al constante incremento del valor de la cesta básica, le hacen imposible mantener un costo de pasaje fijo sin incurrir en perdidas, por ello se encuentran “obligados” a realizar ajustes periódicos.

d) Re ingeniería de la Administración Pública: La pandemia ha revelado que la Administración Pública, en cierta áreas, puede funcionar perfectamente sin la cantidad de Servidores que actualmente se encuentran en nómina, por tanto es indispensable analizar en cada organismo público: Central, Estatal y Municipal, así como en los entes descentralizados, los cargos necesarios e indispensables, unificando y reestructurando otros, ratificando y reasignando al talento humano. A las personas que resulten excedentarias proceder a estimularlas a iniciar emprendimientos, ofrecerles oportunidades para que desarrollen sus propias empresas, facilitándoles formación técnica, asesoramiento administrativo, créditos. Negociar jubilaciones especiales a aquellos sujetos que por sus características laborales sean proclives para ello. Revisar los horarios de trabajo a fin de adaptarlos a la nueva “normalización” post pandemia.

e) Ajuste de los sueldos, salarios y prestaciones sociales: Es indispensable acordar incrementos de ingresos que permitan a los Servidores Públicos estar debidamente remunerados, de acuerdo a sus respectivos niveles de responsabilidad, capacidad, experiencia y formación académica. Al respecto se debate que la forma de alcanzar ello es incrementando la productividad, otros opinan que mientras se llega a ello, es necesario aplicar la indexación a los salarios, a los precios de bienes y servicios, a los gastos y presupuesto público, etc. Algunos especialistas en economía han planteado que debería tomarse al Petro como unidad de cuenta para referenciarlo con el nuevo Bolívar Digital a fin de evitar que éste último se desvalorice frente a las divisas y disminuir paulatinamente la presencia del dólar en nuestro entorno económico.

En fin, están las cartas sobre la mesa, esperamos que las medidas antes señaladas, aunado a los resultados que se obtengan en la Mesa de Diálogo en México y a las Leyes de carácter económico que se discuten en la Asamblea Nacional, constituyan el despegue de Venezuela hacia la prosperidad y bienestar, de todos los venezolanos y venezolanas.

VENCEREMOS.

Luis R. Martínez.

Tagged : # # # # # # # #

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *