Uno de los asuntos de la realidad más sentidos por nuestro pueblo venezolano es la situación económica que atraviesa el país y que en comparación con el auge obtenido durante el gobierno del presidente Chávez, se ha hecho sentir de gran manera, acompañado de los efectos de las otras agresiones que sufre el país por parte de los EEUU y que han afectado servicios como la electricidad, el abastecimiento de agua, gas, combustible, etc.

Muchos de forma simplista y en directa repetición sin argumentos salen a culpar inmediatamente al presidente Nicolás Maduro, como si se ganase más políticamente maltratando al pueblo que ayudándolo a progresar.

Finalmente la realidad marca el curso del día a día y es allí donde el pueblo expectante se llena de asombro y escepticismo al escuchar a algunas personalidades discutir de la economía como una guerra de manuales y teorías económicas, cuando la realidad es que el asedio económico contra el país no tiene sus orígenes en fenómenos económicos, sino en agresiones de guerra.

Acaso tiene que ver con la ley de oferta y demanda con la carencia y el costo del combustible en el país o más bien con el robo de CITGO, o la piratería de buques por EEUU, o la falta de aditivos y repuestos por temor de los proveedores de recibir “sanciones” si negocian con Venezuela, o que el indicador cambiario lo pautan “unas cuentas de instagram” y no la economía real. Y ni hablar de los efectos de la pandemia.

No falta tampoco quien diga que es Nicolás quien no quiere aumentar los salarios, y cuando los aumenta dicen que eso dispará la inflación, o que está dolarizando el país y se pasó a la derecha al permitir que circule el dólar como medida provisional, mientras que si no lo hace dirán que favorece el mercado negro de esa divisa y eleva su precio. Y nadie habla de cuanto ha resuelto en temas de liquidez de efectivo el uso del dólar las criptomonedas y el petro en el país y cuanto significa estos volúmenes de dinero transaccional en nuestra economía, cuanto aportan las remesas en dólares y criptomonedas, o cuánto dinero significa la minería digital.

La verdad es que una revolución es un combate permanente de adaptación contra las agresiones del enemigo, en un permanente acto de creación e innovación que por muchos es visto como una vulgar improvisación.

Ya decía el presidente de Ecuador Rafael Correa que por cierto es economista, que si seguimos la teoría económica y aceptamos a pie juntillas que «los recursos son escasos y las necesidades infinitas», los políticos no tenemos nada que buscar transformar porque nuca vamos a poder cubrir las necesidades de la mayoría.

El país no sólo reclama, sino que necesita elevar el nivel de debate del tema económico y en él nuestro pueblo tiene mucho saber que aportar.

Tagged : # # # # # # # #

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *